29 nov. 2007

Bryce - Las Vegas

Esta etapa nos lleva desde el Parque de Bryce en Utah hasta la ciudad de Las Vegas en el estado de Nevada.
Pasamos del clima de alta montaña de Bryce entre -5ºC y 3ºC mientras estuvimos allí al clima desértico de Las Vegas, con calor al sol durante el día y fresco durante la noche.

La jornada comienza con una tarea inusual: quitar la escarcha de nuestras motos; Esto ya debería daros una idea del frío al que nos enfrentábamos. En el Gran Cañón ya tuvimos temperatura baja, pero sin llegar al límite de tener que preocuparnos por el hielo.
Harley helada

Asientos congelados

Con la ropa de abrigo puesta, el frío no hubiera sido molesto si no fuera porque mis pantalones más abrigados eran unos vaqueros y también porque por muchos guantes de invierno que llevara, al darme el viento directamente en las manos, acabas teniendo las manos congeladas.
Por supuesto, en esta parte de la etapa me alegra el generoso calor que desprende el motor Big Twin de la blanquita, que me mantiene las piernas a temperatura razonable cuando circulamos despacio por el parque por el peligro de zonas heladas.

A pesar de lo duro que es ir en moto con esta temperatura, definitivamente vale la pena el esfuerzo:

Bryce 1

A 2500m de altura a las ocho de la mañana hace una rasca que te c**** pero vale la pena; estos americanos tienen cada sitio...

Bryce 9

Bryce 7

Formaciones Rocosas en Bryce
Esta foto es cortesía de Mar Coma, que también ha hecho el mismo viaje y me ha dejado poner la foto en mi blog, GRACIAS!

Este parque es alucinante y aunque no tiene la grandiosidad del Gran Cañón del Colorado, debo reconocer que me gusta más: Está menos visto, ya que no es tan conocido -antes de ir no sabía ni que existía- y el paisaje, a primera hora de la mañana es muy peculiar, en cuestión de minutos va cambiando el color y descubres nuevos matices.
Una lástima no tener tiempo para hacer una excursión a pie o en bicicleta por el parque.

Abandonamos el parque para volver sobre nuestros pasos camino del parque de Sion recorriendo carreteras de montaña de Utah, llenas de árboles color otoño:

Árboles en Utah

A medida que el sol calentaba con más fuerza, la ropa de abrigo comenzaba a sobrar y al haber madrugado tanto, cualquier excusa era buena para hacer un descanso y almorzar.
Así que en un pueblecito de montaña nos metimos en la cafetería 100% americana -ya sabeis, con sofás y demás- y nos metimos entre pecho y espalda unas tortitas XL.
En este acogedor lugar, un joven ibérico como yo, ataviado con la cazadora Harley y el obligatorio sombrero de cowboy despierta emociones poco frecuentes en las camareras de la cafetería. Aunque me siento muy agradecido ante tal sentimiento, imaginaros a las camareras de unos veinte años en un pueblo de montaña perdido, pero que MUY perdido en el que la escasez de varones llega hasta el punto de que los coches de policía que te encuentras en la cuneta en lugar de polis tienen muñecos dentro -no, no es broma-. Así que tendré que volver a aquel pueblo, donde me quieren (...) tanto. Tengo la duda de si llegaron a verme sobre la harley y esa es la fuente de tanta lujuria en potencia.

Pueblecillo de Utah

Carretera en Utah
Esta foto es cortesía de Mar Coma, que también ha hecho el mismo viaje y me ha dejado poner la foto en mi blog, GRACIAS!

Ya en el parque de Sion, lo primero que llama la atención es que la carretera discurre por el fondo del valle dando una perspectiva muy distinta al gran Cañón y a Bryce.

Zion con la luna

Aproveché para sacar una foto paparazzi a las guardas forestales del parque, son totales!
Guardas forestales


Después, a tragar millas con las harleys camino de Nevada:
Autopista hacia Las Vegas
Esta foto es cortesía de Mar Coma, que también ha hecho el mismo viaje y me ha dejado poner la foto en mi blog, GRACIAS!


Al llegar a Nevada, comienza la publicidad agresiva de los casinos en la misma autopista y paramos en lo que parecía un área de servicio para comer y resultó ser una colección de casinos con una gasolinera.
Primer casino de Nevada
Nos vimos obligados a entrar en un McDonald's a comer porque todo lo que había eran casinos, bingos, etc. Así que no nos fuimos de Estados Unidos sin comer en un McDonald's, aunque solo fuera una vez -MENOS MAL-.

Después de comer, autopista y autopista camino de Las Vegas y un tráfico cada vez más denso a medida que nos acercábamos.
A unas 40 millas de la ciudad, se rebasa una montaña y aparece, inesperadamente a nuestros pies, la siluesta de los rascacielos envueltos en la bruma de la distancia en una estampa curiosa, el skyline de las Vegas no es conocido en esa perspectiva.

Embelesado por el paisaje y un poco atontado por la pesada comida y el calor del desierto sobrevuelan la autopista dos cazas de combate F16 de una base militar cercana. Todavía viendo los aviones, cruza la autopista un helicóptero militar Black Hawk -sí, como el de la peli- rumbo a la base militar. Y aún sorprendido por tal despligue alcanzamos el complejo de carreras de coches de Las Vegas, con el óvalo Nascar y, LAS PISTAS DE DRAG!! Inmensas rectas donde hacen competiciones de aceleración de coches y motos. Pero, como en América son los reyes del siempre queda algo más, en ese momento adelantamos un remolque con un coche de carreras Nascar, bólidos de 700CV con la rueda derecha más ancha que la izquierda.
Por desgracia no había forma de pararse a hacer una foto en plena autopista y encima un tráfico muy denso (desde una semana antes, en Los Ángeles no habíamos circulado con tantos vehículos alrededor), así que la única foto que tengo del circuito es ésta, sacada con el teleobjetivo desde mi habitación del hotel, en la planta 29:

Las Vegas SpeedWay

Y la vista en sí desde mi habitación:
Vista desde la habitación

Ya en la recepción del hotel hay un desfile continuo de limusinas basadas en cualquier mastodonte americano:
Limusinas

En la entrada peatonal del hotel/casino en el que nos alojábamos teníamos el Fremont Street Experience, una enorme pantalla de 400m de longitud con tropecientosmil vatios de sonido para atronar a la concurrencia con espectáculos variados.
El primero que vi, uno sobre la grandeza del país de las barras y estrellas; Como no comparto su ferviente sentimiento, no soy capaz de comprender a la gente que viendo el espectáculo lloraba emocionadamente.
Fremont Street Experience

Primer día en Vegas, pequeño paseo por fremont street, en la que antes era la calle principal de la ciudad, y que tantas veces hemos visto en las películas, incluyendo esta imagen:
Vaquera neon

Aunque estábamos molidos (la etapa había comenzado muy pronto en Bryce) decidimos no perder la oportunidad de visitar uno de los grandes casinos: Caesar's Palace un megacomplejo lúdico con el nombre de una ensalada: Caesar's salad.
Resulta espectacular el esfuerzo en recrear cosas del que no tiene sentido hacer una copia, algo digno de verse:
El Colíseo de Caesar's
Por supuesto, aquí cualquier reproducción de arte clásico aquí se mejora con luces de colores en las fuentes, música o lo que haga falta.
Fuente en Caesar's

Desde luego, éste fue el día de mayor contraste entre el lugar de salida, Bryce, un remanso de naturaleza, paz y tranquilidad y Las Vegas, capital del ocio adulto, del ruido de las luces de colores y del pelotazo inmobiliario versión norteamericana.

1 comentario:

Pablo dijo...

Las Vegas tiene que ser increible, es algo que quiero realmente ver.

Muy buenas las fotos, me gustan mucho las que ha hecho tu amiga, y las de las fuentes con tanto colorido son preciosas!